Testimonios Escuela de Formación

Estefanía Jara Bravo

Mi experiencia vivida en el proceso de certificación como Coach en CMG ocasionó un cambio en mi vida. Desde ahí hay un antes y un después.

Haber ingresado a este proceso de certificación me hizo replantear varios aspectos de mi vida; desde que esperaba de mí, si realmente las cosas que estaba haciendo en ese momento me hacían feliz y desde dónde observo mis acciones.

Fue entonces que en el camino de conocerme o reconocerme pude liberarme de mis miedos, y gracias a eso experimente una agradable sensación que no me había pasado antes. Las cosas perdieron gravedad, el miedo se desvaneció y mis ganas de sentirme aún más feliz tomaron mucha más fuerza.

Durante las sesiones con mi coach sobre mi proceso personal y posterior a ellas, iba descubriendo cambios en mí, que no eran de un día para otro, eran un avance paulatino, de paso a paso, que como parte de un proceso van destapando y liberando de las vendas o limitaciones que fui adquiriendo a lo largo de mi historia llamada vida.

Hoy agradezco haber ingresado a CMG Escuela de Formación en Coaching Ontológico & Organizacional. Hoy tomo mis decisiones sin miedo a lo que vendrá. Y el ejemplo más concreto que me lo demuestra es que estoy a unos meses de irme a vivir a Australia, sé la fecha de ida y no la de regreso, y gracias a todo lo que comenté, solo dejare que la vida me sorprenda, en mi maleta no entran temores ni nada que me ate a no seguir avanzando …

Solo pondré las ganas de vivir la vida al máximo y dejarme sorprender.

Por lo tanto, haber vivido este proceso de aprendizaje de la mano de CMG ha significado mucho para mí.

Francisca Cox Jackson

A veces nos resistimos a ciertas cosas porque pensamos que no es el momento más adecuado, porque tenemos otras prioridades, porque no nos sentimos preparados. A pesar de que fueran esas las ideas que daban vueltas en mi cabeza, sabía que era algo que quería hacer hace mucho tiempo, y la vida se encargó de poner a las personas indicadas en mi camino para hacer la certificación de Coaching Ontológico & Organizacional.

Ahora que miro hacia atrás me doy las gracias por haber confiado, fluido y comprendido los mensajes que me estaban llegando.

No fue un proceso fácil. Nadie me advirtió lo crudo, amargo y difícil que podía ser encontrarse y encarar a tu propia sombra, muy por el contrario. Nadie me enseñó a escarbar en las heridas del pasado, en mis miedos, en mis resentimientos, en mis creencias, tristezas y dolores…pero justamente es eso lo que agradezco de los Coaches con los que trabajé: en vez de demostrarme cuál era la ruta de sanación, me acompañaron en el trayecto que yo misma iba haciendo para llegar a esa meta, lo que suponía errar, estar desorientada y perderme, hasta finalmente llegar.

Podría describir lo que viví como un viaje -en compañía- al submundo, donde me conecté con mi propia oscuridad para luego dar un salto evolutivo de consciencia y ahí abrirme a la luz, integrando ambas partes que siempre nos van a pertenecer.

Gracias a este proceso pude acceder a una fracción de mi mundo inconsciente, logrando observar, acoger y significar en el presente (que es lo único que podemos manejar). Me conecté con mi poder y sabiduría para convertirme en una versión más auténtica de mí misma.

Quedé con las herramientas para continuar en este andar de continua evolución, que es de nunca acabar…

Agradezco esta etapa que fue crucial en mi vida y que tanto me ha servido para hacerme cargo de mí, de mi forma de ver el mundo, y también de ayudar a otros para ser parte del cambio que quiero ver.

Guillermo Salazar T.

Me llamo Guillermo Salazar Tagle, natural de Chiclayo Perú, actualmente radicado en Lima.Brevemente quiero comentarles, cómo el haberme incorporado al proceso de Certificación como coach en CMG me ayudó en mi vida personal y profesional.

En primer lugar, entendí que, si quería ayudar y estar para otras personas, cómo fue siempre mi deseo; tenía que aplicar los conocimientos y vivir el proceso en sí mismo, primero en mí, para luego poder estar para otros.Siempre estuve más atento a lo que yo tenía que decir que a escuchar a la otra persona y éste proceso de 1 año me permitió aprender a escuchar. Incorporando este simple pero eficaz concepto, la relación con mis hijos mejoró mucho. Relación que se había ido deteriorando constante y progresivamente desde el fallecimiento de mi esposa, hasta el extremo de haber pasado nuestros respectivos procesos de duelo en forma individual y separadamente.Siempre fui una persona muy dada a juzgar a los otros, y lo que me rodeaba. Ahora después de haber vivido mi proceso en CMG soy más tolerante conmigo y con el otro Ser.

El haberme incorporado a la certificación me ha permitido estar muy atento a bajar la frecuencia con la que me sucedía, al punto de identificar cuando me pasa y corregirme.

Para concluir podría decir que el haber incorporado estos dos recursos como aprendizajes, me hacen sentir una mejor persona y estar disponible para escuchar y acompañar a otros.